viernes, 25 de septiembre de 2009

¿Qué importa hoy en día?

"Los hechos no dejan de existir porque se les ignore"Aldous Huxley. Tras un tiempo parado me da de nuevo por pensar, crítico y ácido porque me gusta.
La indiferencia se puede definir como una actitud ante algo que se valora como neutro, ni positivo ni negativo, ni bueno ni malo.
Esta mañana en el Metro de Madrid iba escuchando música agarrado a una de esos asideros repletos de gérmenes, manos sucias bajo un aire caldeado por ser viernes, algún borracho que llegaba de fiesta y un tipo leyendo en periódico gratuito que se reparte en la boca del metro.
Aquel tipo estaba contemplando la hoja decicada al hallazgo de agua en la Luna.
Vaya, nunca habia coincidido con un cosmonauta que fuese en metro, la historia parecía interesarle mucho...
¿Qué le importa a este tipo que hayan encontrado agua en nuestro satélite? Con esto no me meto con el hombre sino con el absurdo escritor de dicha noticia...la gente va a leer eso por mero aburrimiento, no va a hacer nada más que ocupar espacio en su memoria.

Nunca me explico de manera correcta y siempre me quedo con cosas en las neuronas, pero no veo lógico que en la actualidad, cuando la indiferencia es la esencia de la humanidad, que uno se interese por el agua en la Luna.

Me imagino a aquel tipo pensando: "Vaya tela, mañana mismo me piyo el Soyuz más barato que encuentre en Ebay y me ahorro comprar el agua en el super".
Entiendo que sea culturilla general y que uno siempre queda bien entre sus conocidos. "Eih, pues según he leido han encontrado agua en la luna, con ello aumentan las posibilidades de que habitemos la Luna"... si ya está difícil comprarse un piso en la tierra te vas a comprar uno en la Luna, y si ya está cara la gasolina vas a llenar el deposito con dos millones de litros de combustible. En fin que absurdo.

Luego uno ve el asesinato de cinco personas en colombia, pateras perdidas en el Mediterraneo, violaciones a menores en su propio portal...para luego pulsar el botón del teletexto para ver el sorteo de la Primitiva.

El otro día llegando a casa coincidí con una vecina, muy agradable y muy "anciana". Debe tener casi noventa años pero ella sigue con su vida, de aquí para aya. Nos quedamos esperando a que bajase el ascensor y me dijo mosqueada: "¿Te puedes creer?, abro la puerta, pasa un hombre por detrás de mi y en vez de esperarme para subir con él en el ascensor me cierra la puerta y se sube el solo" Pues si señora, me lo creo...me lo creo.

Acabo: vivimos para nosotros, leemos noticias como si de un mundo aparte se tratase y no hacemos nada por evitarlo, así nos va.

1 comentario:

Francisco Javier dijo...

Me ha gustado, si señor